La relación de los hoteles con el sexo siempre ha sido muy intensa. La carencia de valores sexuales sanos en la sociedad hace que aquellos que deseen mantener una relación sexual ocasional deban hacerlo “a escondidas”. Para ello la primera opción ha sido siempre acudir a un hotel. En un hotel se encuentran las cómodidades necesarias para mantener una relación sexual satisfactoria. También se encuentra la discrecion necesaria para poder mantener esa relación sexual ocasional en secreto e intimidad.

De esto se ha percatado mucha gente desde hace bastante tiempo, por ejemplo, en http://geisha.academy/santiago/ cuentan con una formación especial para atender a clientes en los hoteles, cómo se debe acceder al mismo, cómo debe ser el vestuario para mantener la discreción, etc.

sexo hoteles geisha

Carencia de valores sexuales sanos

Cómo comentábamos en el párrafo anterior, en la raíz de este comportamiento se encuentra la ausencia de valores sexuales sanos en la sociedad occidental. En las escuelas de geishas orientales, como en http://geisha.academy/lima/, siempre se ha tratado la sexualidad y las relaciones sexuales ocasionales de distinta manera. Ahí la sexualidad es vista como lo que es, algo natural y que debe ser satisfecho con naturalidad, con mesura, sin descontrol pero también sin falso pudor ni hipocresía.

Aquí ocurre todo lo contrario. La sexualidad es reprimida e incluso en algunos casos casi prohibida. Pero como bien sabemos, prohibir las cosas no evita que se sigan produciendo. Es más, ocurre todo lo contrario, se consume más y de manera más brutal. Un ejemplo lo tenemos en la Ley Seca de Estados Unidos.

Con la prohibición del alcohol aumentó considerablemente el consumo de bebidas de alta graduación. ¿Por qué ocurrió esto?. Puesto que beber alcohol era algo ilegal, la gente no bebía cerveza ilegal. Si lo que buscaban era su dosis de alcohol la cerveza suponía correr mucho riesgo para aportar poca dosis. Era mucho más cómodo producir, transportar, almacenar y consumir ginebra o whisky que cerveza. En una caja de botellas de whisky hay mucho más alcohol puro que en una caja de botellines de cerveza. El alcohol pasó a consmirse de manera brutal, buscando la dosis más alta en el menor trago posible.

Con la carencia de valores sexuales sanos ocurre algo parecido. Puesto que mantener una relación sexual ocasional está mal visto, lo que hago buscar la experiencia más fuerte en el menor tiempo posible. Para eso la intimidad de los hoteles es fundamenteal. Penalizar o perserguir la sexualidad no va a hacer que esta se practique de manera sana y natural, sino todo lo contrario.

Sexualidad sana y natural

La sexualidad es una parte más de la natureleza humana. Es tan natural como comer cuando hay hambre y beber cuando hay sed. Dado que comer y beber no son prácticas prohibidas se realizan con naturalidad. La mayoría, incluso, las realiza con autocontrol. Se come todo lo sano que se puede comer, se evitan comidas que engorden o puedan contener demasiados productos tóxicos, etc. Con la sexualidad y las relaciones sexuales debería ocurrir algo similar. Es la prohibición, persecución u ocultación de las mismas lo que provoca los impulsos excesivos.

Si las relaciones sexuales ocasionales estuvieran mejor consideradas se practicarían con mesura y autocontrol, igual que ocurre con el resto de impulsos naturales humanos.

 


Hoteles

No description.Please update your profile.